Ir al contenido principal

ET2: Procesos Productivos Semi-Industriales

La técnica semi-industrial es aquella en la que si bien aún se realiza trabajo manual en algunas etapas del proceso de producción (que le dan forma al producto), se utiliza maquinaria para otras tareas específicas. Por ejemplo, la elaboración de quesos, pan, pizzas, etc., corresponden una industria semi-industrial, pues parte de la producción se realiza manualmente. 

Desde hace un tiempo se ha comenzado a identificar un nuevo modelo de producción, diferente a la seriada pero que mantiene sus estándares de calidad y con un lenguaje artesanal más actual. 
La demanda de productos únicos y cada vez más personalizables está cuestionando el modelo de producción en grandes cantidades. 
Los pequeños talleres se tornan cada vez más fuertes, debido a su capacidad de generar series cortas o productos notoriamente diferenciados. La práctica de diseño sustentable considera cada vez más el trabajo de los talleres de bajo consumo energético, mano de obra local y modelos productivos propios del lugar de origen. Frente a esta realidad, el diseñador debe involucrarse en el taller y lograr innovar sin inversiones tecnológicas importantes y mejorando la productividad, ayudando a convertir el taller en una empresa competitiva.




Recursos y Procesos

Los recursos son: las personas, el capital, las máquinas y las herramientas, los materiales y la energía.
Las personas. Son la mano de obra y las fuentes de conocimiento y creatividad que posibilitan el buen funcionamiento del sistema.
El capital. Representa el dinero necesario para instalar y poner en marcha el sistema (la empresa).
Las máquinas y las herramientas. Son los instrumentos que permiten transformar la materia prima en producto final.
Los materiales. Son la materia prima empleada para la fabricación del producto final.
La energía. Es lo que permite el funcionamiento de las máquinas y del sistema en general.
Los procesos son las operaciones que tienen por objeto cambiar la forma, la medida, la apariencia, la resistencia, etc., de los materiales para obtener el producto final.
Hay:
Operaciones de proceso (de proceso propiamente dicho) que van transformando un material hasta obtener un componente o el producto final.
Operaciones de ensamble que son aquellas en las que se unen dos o más componentes para crear una nueva entidad (llamada ensamble, subensamble, etc.)
Dentro de la producción industrial, la tendencia es a la producción en serie. La producción en serie permite fabricar un producto en grandes cantidades, a un precio relativamente bajo y en un período de tiempo breve. Tiene como sustento la línea de producción (las primeras fueron las líneas de ensamblaje manual, o cadenas de montaje) formada por una serie de estaciones de trabajo ordenadas para que los productos pasen de una estación a la siguiente y en cada posición se realice una parte del trabajo total. En cada estación de trabajo un obrero realiza su tarea en forma repetitiva, aprovechando al máximo el tiempo y con mínimo esfuerzo, a reemplazar los obreros por robots.
Los fundamentos en los que se sustentaron las primeras líneas de producción (líneas de ensamblaje manual), fueron dos: la división del trabajo y la intercambiabilidad de piezas.
La división del trabajo permite que cada trabajador se especialice y automatice su labor haciendo que la misma sea muy eficiente.
La intercambiabilidad de piezas, un prerrequisito para la producción masiva, se desarrolló en los Estados Unidos en las primeras décadas del siglo XIX. Se conoce con el nombre de Sistema americano de producción.
La fabricación de piezas intercambiables se rige por normas (normalización) a las deben ajustarse las piezas. Las normas prescriben medidas, forma, material, acabado superficial, etc. Se entiende por normalización la manera de establecer y de aplicar reglas y especificaciones, con el fin de ordenar una cierta actividad, y en el caso del producto, garantizar que éste responda a los requerimientos planteados, teniendo siempre en cuenta las exigencias de seguridad.
La normalización fija la calidad mínima y las características funcionales de modo que un producto satisfaga las necesidades para las que se concibió. La normalización posibilita la intercambiabilidad de productos.
Un requerimiento básico de la producción industrial es que el producto y sus componentes cumplan las especificaciones establecidas en el diseño. Las especificaciones de diseño incluyen las dimensiones, las tolerancias y los acabados superficiales de las partes componentes del producto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ET3 Evolución procesos productivos

Evolución procesos productivos Los distintos modos de producción que se sucedieron a lo largo de la historia, desde el nomadismo hasta el “just in time” propuesto por el toyotismo. Además, por qué las diversas etapas por las que ha transitado el capitalismo se corresponden con diferentes formas de producción, y las innovaciones de Frederick Taylor y Henry Ford que permitieron cambiar para siempre el trabajo en las fábricas. Comparación de los distintos procesos de producción adoptados en los siglos XIX y XX:

ET1 Artesanos en la Edad Media

Artesanos en la Edad Media En la Edad Media de Europa y luego en América,8 los gremios o «guildas» fueron asociaciones religiosas que agrupaban a los artesanos y comerciantes de un mismo oficio, y que surgieron en las ciudades medievales hasta finales de la Edad Media cuando fueron transformados y en algunos casos abolidos. Tuvieron como objetivo conseguir un equilibrio entre la demanda de obras y el número de talleres activos, garantizando el trabajo a sus asociados, su bienestar económico y los sistemas de aprendizaje.9​ pues agrupan a personas de la misma profesión. Los gremios medievales de Europa y sus colonias, poseían un ámbito local, tenían carácter obligatorio y estaban regidos por un estatuto especial. Fueron importantes los gremios de alfareros, caldereros, herreros y los comprendidos en los llamados Cinco Gremios Mayores (Joyeros, Merceros, Sederos, Pañeros y Drogueros). La escala laboral de aquellos gremios medievales se estructuraba en tres niveles: aprendices